Pastizzi, Qassatat, Imqaret, delicias de la gastronomía de Malta

Pastizzi, Qassatat…delicias de la gastronomía maltesa que conquistarán su paladar nada más pisar el archipiélago, una gastronomía esencialmente mediterránea con influencias de la cercana Sicilia. Todas las mañanas muchos malteses acuden a las pastisserija para desayunar estas deliciosas empanadillas de hojaldre o masa filo rellenas con queso ricota (Pastizzi tal-irkotta) o puré de guisantes (pastizzi tal-pizelli), todo ello regado con una taza de té. Aunque ahora los más jóvenes están volviendo a apreciar el Qassatat (en la foto de northernexposure), un poco menos graso que los pastizzi: los hay de ricotta fresca, guisantes y de espinacas. La diferencia entre ambos pastelitos es el tipo y la forma de la masa, hojaldre y forma alargada para los Pastizzi y masa filo y forma redondeada para los Qassatat. Ambos harán las delicias en sus paseos por la Valleta o por Mdina.

Establecimientos de gran tradición, los pastizzerija son negocios familiares que donde también se puede comprar pizza y otros productos malteses como el Gassatat o el Timpana, lugares de visita obligada en su viaje a Malta. Aunque en la actualidad deben competir con franquicias de comida rápida que crecen como champiñones por toda la isla, con el nombre de Sphinx.

En los Pastizzerija también pueden degustar la Timpana, que puede hacer las veces de plato principal en una comida y que les sorprenderá, ya que se trata de un pastel de hojaldre relleno con macarrones, carne picada, huevo duro y queso parmesano; sorprende porque no esperamos encontrar en un pastel pasta, pero es una auténtica exquisitez. Para sustituir a los bocadillos, les recomendamos los Hobza, esos panes crujientes con una miga blanda, servidos con los apetitosos Gbejniet, quesitos de cabra redondos (típicos de la isla de Gozo) frescos o con pimienta; o los Hobz biz Zejt, los Hobza con tomate, atún, alcaparras, cebolla y menta.

Pastizzeria típica situada en St Paul's Street y decorada con motivo de la festividad del santo en febrero. Foto de Johanna Mifsud.
Pastizzeria típica situada en St Paul’s Street y decorada con motivo de la festividad del santo en febrero. Foto de Johanna Mifsud.

Además pueden abusar con placer de estas delicias durante su estancia en Malta, puesto que el precio de los pastelitos es irrisorio: entre 0,30€ y 0,85€, siendo tal vez un poco más caro en restaurantes y establecimientos turísticos.

Pero no vamos a quedarnos sólo en las delicias saladas de la gastronomía maltesa. También están los dulces y los postres típicos de Malta, como es el caso de los Imqaret, pasteles fritos rellenos de dátiles que se comen calientes, y tienen forma de diamante. O los Qaghaq tal-ghasel, coronas de miel o melaza que suelen servirse en pequeños trozos para acompañar el café del mediodía. Y se llevarán una alegría, si conocen Sicilia, ya que en Malta también podrán degustar el postre estrella de la isla vecina: los Cannoli, una exquisitez para cualquier hora del día: unos pastelillos cilíndricos de pasta frita crujiente rellenos de ricotta fresca y azúcar, con trozos de chocolate y frutas confitadas.

Pronto podrán degustar las mejores delicias de la gastronomía de Malta y no duden que tendrán oportunidad de hacerlo tanto en restaurantes como en pastizzerija en Malta, Gozo y Comino, puesto que hablamos de manjares que “se venden como Pastizzi” (jinbiegħu bħall-pastizzi*).

*Expresión típica maltesa que equivale a la expresión hispana: “se venden como churros”.

Añadir comentario