La Valletta | Valeta

Vista nocturna de La Valletta desde Sliema. Paradisíaca imagen mediterránea.
Vista nocturna de La Valletta desde Sliema. Paradisíaca imagen mediterránea.

La Valletta (o Valeta), capital de Malta se encuentra en la costa nororiental de la isla principal. Ocupa una península rodeada por dos bahías naturales (Marsamxett y Grand Harbour) que la protegen y que fueron utilizadas desde la antigüedad como puerto y refugio de flotas pesqueras, comerciales y militares.

La ciudad se extiende desde el la cercana y monumental Floriana, hasta la punta de la península donde se encuentra la fortaleza de San Telmo. La Valletta destaca por sus monumentos que testimonian de la variedad de orígenes del país y de su carácter militar, así como del periodo británico. El plano de la ciudad es en cuadricula, con calles rectas y paralelas que forma manzanas cuadras que integran los diversos monumentos (más de 320) de todas las épocas. La ciudad es pequeña pero hay ciertas cuestas que nos harán sudar sobre todo en verano. Eso sí entrando por Republic Street o Merchants Street, sólo hay cuestas si bajamos hacia los puertos (a nuestra izquierda o derecha) o si vamos hasta el final de La Valletta hasta el Fuerte de St Telmo.

La Valletta se comenzó a construir en 1566 tras el sitio de la isla por las tropas turcas. La intervención de Felipe II salvó la isla y a la Orden Hospitalaria a la que Carlos I la había cedido en 1530. Los numerosos conflictos derivados de su posición estratégica han destruido o modificado muchos de sus edificios, pero fue sobre todo la II Guerra Mundial la que dejo graves cicatrices en La Valletta. Por ejemplo, la Royal Opera House situada junto a las puertas de la ciudad se ha dejado en ruinas para testimoniar de ese pasado, aunque se usa para actuaciones al aire libre. Con todo, el interés arquitectónico es innegable y ello hizo que ya desde 1980 la ciudad forme parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Cómo llegar a La Valeta

Otra vista de La Valleta, esta vez diurna y desde la parte alta de la ciudad.

Desde el aeropuerto, hay autobuses, taxis que nos llevan a La Valletta en pocos minutos. Si nuestro hotel se encuentra en la zona de Sliema, St Julian’s y Paceville, al oeste de La Valletta o en Las Tres Ciudades de Cottonera, al este, es muy recomendable usar el trasnbordador para cruzar los dos pequeños estrechos que separan estas zonas de la capital. El precio es de menos de 3€ ida y vuelta. Hacia Sliema se coge junto a la Pjazza Mattia Preti (Plaza Mattia Preti). Hacia Cottonera cerca del puerto de cruceros.

Si bien el coche es muy útil para conocer a fondo Malta, el vehículo será inútil en La Valleta, por lo que se desaconseja entrar a ella en automóvil. Hay algunos parkings y zonas donde se puede aparcar en los accesos a la ciudad una vez pasada Floriana.

Para más información vea el mapa, plano y callejero de La Valletta.

Un paseo por La Valletta.

La entrada de La Valletta ya nos marca el carácter rocoso y defensivo de la población. Lo primero que vemos tras la City Gate y la Triton Fountain donde se encuentra la estación de autobuses, son las inmensas murallas que protegían la entrada a la península de La Valletta. Despues encontramos la antigua fortaleza de los Caballeros de la Orden de Malta y el bastión de St James a nuestra derecha y los Bastiones de St Michael’s y St Andrews a nuestra izquierda, junto al Palacio del Auberge de Castille et León, que conformaban el sistema defensivo terrestre de la ciudad.

Típicos edificios y balcones de Malta. En La Valletta son más altos que en el resto del país.

Franqueando la entrada se abre la Republic Street, el eje neurálgico de la capital que la recorre y llega hasta el Fuerte de San Telmo, atravesando las plazas más importantes y los monumentos mas importantes de La Valletta. La mayor parte de esta calle es peatonal, igual que la citada Merchants street.

Republic Street recorre los 600 metros de longitud de la capital maltesa y además de comunicar los principales monumentos ofrece un amplio surtido de comercios y boutiques de lujo y de productos autóctonos, así como todos los servicios de una ciudad (Bancos, comercios, restaurantes, etc…).

Una de las dos oficinas de información turística de la Valeta se encuentra nada más entrar en la ciudad a nuestra derecha, junto al St James Cavalier Center for Creativity que ocupa la Fortaleza de los Caballeros de St Juan de Malta. Este edificio ha sido reconvertido en centro de exposición de arte contemporáneo. A su lado las ruinas de la Opera (Royal Opera House) destruida durante la II Guerra Mundial.

Continuando nuestro recorrido nos encontramos con el edificio del Auberge de Provence, sede del Museo de Arqueología, lugar de visita casi obligada ya que muestra un panorama de la diversidad histórica de Malta.

Un poco más allá se halla la Plaza del Sitio de Malta, con los juzgados de la isla y La Catedral de San Juan (Saint John’s cathedral). Muy cerca veremos la otras dos grandes plazas de La Valletta, la Plaza de la Republica flanqueada por el Palacio del Gran Maestre (Grand Master’s Palace) y la Plaza de San Jorge (Misrah San Gorg).

Plaza de St George, en pleno centro de La Valletta.

Republic street continua hasta la fortaleza de St Telmo que ocupa toda la punta del mismo nombre. Las fortaleza fue el principal bastión de defensa de la península por el mar. En las antiguas instalaciones militares se encuentra el Museo de Guerra y el Museo del Fuerte de San Telmo además de los bastiones de St Gergory’s, Ball’s y Abercrombie’s. Actualmente el fuerte de St Telmo se encuentra en obras por restauración lo que puede hacer difícil su visita.

Otros edificios reseñables de La Valletta son el Mediterranean Conference Centre al oeste de la península y el Teatro Manoel, -uno de los tres más antiguos de Europa-, el Palacio del Arzobispo y la Catedral de San Pedro al este.

Qué hacer en La Valletta.

La capital de Malta es una ciudad pequeña, apenas 8.000 habitantes, pero ello no impide que sea una ciudad bastante cosmopolita y llena de animación.

Las tiendas son numerosas y entre ellas muchas de productos de lujo (ropa, perfumes, cosméticos, etc..), relojes, bebidas, que atraen a muchos turistas. Junto a las boutiques encontramos numerosos bares y restaurantes. Las terrazas de Malta son siempre un lugar apetecible para descansar y contemplar la ciudad y el puerto. Las callejuelas que parten de la Republic Street permiten callejear y describir pequeños tesoros ocultos en forma de vista, de fotografías o de cafés acogedores donde pasar un buen rato.

Animadas terrazas y restaurantes ocupan todo el centro de La Valletta, por la que se recomienda encarecidamente no conducir.

La noche de La Valletta es reputada por su animación y su ambiente, que según algunos, recuerda o se parece al de Ibiza. No faltan pues las discotecas y la música electrónica, aunque el centro de la fiesta nocturna es la cercana Paceville. En Sliema al oeste hay muchos restaurantes económicos y de cocinas diversas, en cambio en Vittoriosa (Senglea), al otro lado del canal, pero hacia el este hay restaurantes más lujosos y con platos más elaborados. Junto a la marina encontrará estos locales que sin embargo no son demasiado caros. Aún así los precios de bares y restaurantes son algo más caros en La Valletta, Sliema y Cottonera (Tres ciudades) que en el resto del Malta y Gozo.

Una característica de La Valletta es la tranquilidad, la calma y la seguridad. No hay mendicidad, ni se observa pobreza ni problemas de seguridad. A pesar de ello, como siempre, recomendamos prudencia y sentido común.

Una bonita sugerencia es un paseo por el Valletta Waterfront que recupera una parte de la costa abandonada antaño y que hoy es, tanto de día como de noche, un lugar de animación, bares y restaurantes.

Excursiones organizadas.

Desde la capital parten varias rutas y excurisones organizadas. Algunas se dirigen a Mdina, otras recorren el mar entorno a La Valletta, otras visitan el sur de Malta (Blue Grotto y Marsaxlokk), e incluso algunas ofrecen un día en Sicilia, en Taormina y el Etna.

Musica y conciertos en La Valeta

Durante el verano el Music Arts Festival de La Valleta es uno de los acontecimientos musicales más importantes del país.

También hay pubs donde tomarse una cerveza y comer algo. Hay más en Sliema, St Julian’s y Paceville, pero no necesita cruzar el Marxamxett Harbour si no quiere.

Floriana, barrio residencial de La Valletta.

Saliendo de La Valletta tras pasar la estación de autobuses, entramos en Floriana, un barrio monumental que alberga edificios públicos y algunas residencias, sobre todo.

En Floriana se halla el Jardín Botánico de Argotti (Argotti Botanical Gardens).