Acantilados de Dingli

Magnífica vista de los acantilados de Dingli (Dingli Cliffs), los cuales pueden admirar a lo largo de una ruta de senderismo que les llevará a la Blue Grotto. Foto de Stefaan & Eric.
Magnífica vista de los acantilados de Dingli (Dingli Cliffs), los cuales pueden admirar a lo largo de una ruta de senderismo que les llevará a la Blue Grotto. Foto de Stefaan & Eric.

En su viaje a Malta no pueden dejar de visitar los majestuosos acantilados de Dingli (Dingli Clifs), situados a más de 250 metros sobre el nivel del mar. Son auténticos monumentos naturales en lo alto de los cuales se construyeron torres y bastiones. Pueden admirarlas desde el pueblo más alto de Malta (270 m.): Dingli, situado a 13 kilómetros de La Valleta y a tan sólo 2 km de Rabat. En lo alto de esta auténtica fortaleza natural se construyó la capilla de Santa María Magdalena en 1646, que fue restaurada en el siglo XVII y a la que más tarde se le puso el balcón que nos ofrece las vistas típicas de los acantilados.

Aunque, para disfrutar de las vistas más espectaculares, tienen que hacer una ruta de senderismo hasta el Blue Grotto de unos 11 kilómetros y medio (de poca dificultad, se tarda unas 4 horas a ritmo lento, con paradas incluidas) que se encuentra balizada (con indicaciones en rojo). A lo largo del recorrido, pueden meterse por pistas que usan los agricultores para ir a sus tierras y desde los que pueden ver bien los acantilados.

La Cueva Azul (Blue Grotto) uno de los lugares más fascinantes de la isla al que se puede llegar siguiendo la ruta de Dingli Cliffs o desde el mar. Foto de Manuele Zunelli.
La Cueva Azul (Blue Grotto) uno de los lugares más fascinantes de la isla al que se puede llegar siguiendo la ruta de Dingli Cliffs o desde el mar. Foto de Manuele Zunelli.

Si siguen por la carretera principal, una indicación les llevará a un poblado prehistórico de la Edad de Bronce, el Wardija ta´ San Gorg, desde el cual pueden disfrutar de vistas impresionantes de los acantilados y de la isla deshabitada de Fifla. El itinerario sigue bajando por la lareda hasta llegar a la zona de Fawwara, donde hay una bonita iglesia. Siguiendo llegarán a un punto desde donde verán la población de Siggiewi y su hermosa catedral. Poco después verán un acueducto del siglo XIX, y de nuevo hermosos acantilados – en este punto se ve bastante cerca la isla de Fifla -. Siguiendo la carretera, encontrán otra vez emplazamientos arqueológicos, esta vez el de Hagar Qim (Patrimonio Mundial de la UNESCO) y Mnajdra (pueden visitarlos si lo desean, aunque la entrada es un poco cara: 12 euros).

Si continúan por la carretera, llegan a Zurrieq y después verán unas bonitas vistas del Blue Grotto, cuyo arco puede verse desde arriba. Les aconsejamos que se den un paseo en barca para ver las grutas, no es caro y merece la pena: el paisaje es único y es una oportunidad para conocer algunas de las muchas cuevas que hay en la costa maltesa. Además de ver las cuevas, pueden darse un baño.

Después pueden coger el autobús 201 que les llevará de nuevo a donde pueden coger otro autobús o el coche que han alquilado.

Cómo llegar a los acantilados de Dingli

Puede llegar a la zona desde Bugibba, para lo que tienen que coger el autobús X3 desde la terminal de autobuses y parar en la de Rabat (Rabat 2). Y ahí coger el autobús 201 o el 52 e indicarle al conductor que pare en los acantilados Dingli. De todas formas les aconsejamos alquilar un coche para llegar a Dingli (la mejor forma de moverse por Malta en general), ya que los autobuses no siempre pasan con mucha frecuencia.

Una buena idea es hacer una excursión en barco en alguno de los que organizan visitas por la isla, que además no son demasiado caros. Desde el mar los acantilados de Dingli son todavía más impresionantes.